Preservación de la fertilidad femenina

Preservación de la fertilidad

¿Congelarías tus óvulos para ser madre en un futuro? Te contamos todo lo que tienes que saber sobre la crioconservación de ovocitos propios.

La fertilidad va disminuyendo a medida que cumplimos años, pero los últimos avances en criopreservación y vitrificación permiten preservar la fertilidad. Se trata de congelar los gametos femeninos o masculinos cuando las personas se encuentren en edad fértil y recurrir a ellos más tarde, cuando llegue el momento adecuado.

Muchas empresas están ofreciendo descuentos a sus empleados para la criopreservación como una medida extra de ayuda a la maternidad, para en el momento que los padres decidan tener un hijo, no encuentren trabas por ser más mayores, aunque lo deseable es que las parejas puedan tener hijos en el momento que deseen de su carrera profesional y estén apoyados por la empresa con medidas efectivas de conciliación. La preservación de la fertilidad es una alternativa que genera debate, ya que podría ser tomada como una invitación para postergar la maternidad, aunque también se puede interpretar como una oportunidad para que los padres sean libres de procrear en cualquier momento y puedan contar con menos riesgos y con ovocitos y esperma de mejor calidad.

Este método está siendo solicitado también por personas que padecen cáncer y que van a tener que ser sometidas a tratamientos de radioterapia y quimioterapia. Hay que tener en cuenta que una dosis de 20 Gy de radioterapia puede provocar una menopausia definitiva en una mujer de menos de 40 años. Así que la preservación es una salida para que en un futuro puedan ser madres sin problemas biológicos.

¿A qué edad se aconseja?

Es ideal hacerlo alrededor de los 35 años, cuando la reserva ovárica es adecuada.

¿En qué consiste?

Es un proceso que preserva los gametos en nitrógeno líquido a -196 grados para conservarlos en el tiempo con fines reproductivos. Esta técnica puede ser programada tanto para hombres como para mujeres. Estimulación ovárica Para extraer un óvulo, se realiza una estimulación de los ovarios con la ayuda de fármacos específicos. El objetivo es desarrollar varios folículos donde se encontrarán los óvulos. Una vez desarrollados se administra otro tipo de medicación para lograr que los óvulos maduren.

Extracción de los óvulos

Para extraer los ovocitos se hace una punción en los ovarios y una aspiración de los folículos, controlando el proceso por ecografía vaginal. Esta intervención requiere anestesia o sedación y se hace en régimen ambulatorio.

Clasificación de los óvulos

Los óvulos extraídos se estudian y se clasifican en el laboratorio.

¿Hasta cuándo pueden preservarse los óvulos?

En realidad, podría prolongarse indefinidamente en el tiempo, pero para acceder a ellos no se debe pasar la edad fértil de la mujer ni el límite máximo que establezca la clínica.

¿Existe algún riesgo al tratamiento?

El tratamiento no tiene por qué comportar ningún riesgo. Sin embargo, en ocasiones puede aparecer el síndrome de hiperestimulación ovárica en el que se acumula líquido en el abdomen y afecciones de riñón o hígado. Igualmente puede darse intolerancia a la medicación, infecciones o alguna hemorragia accidental.

¿Qué dice la ley de esta técnica?

El marco jurídico regulador de la reproducción humana asistida está constituido básicamente por la Ley 14/2006 sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida que en su artículo 11, sobre Criopreservación de gametos y preembriones, establece que:

• La utilización de ovocitos criopreservados requerirá previa autorización de la autoridad sanitaria correspondiente.

• La criopreservación de ovocitos se podrá prolongar hasta el momento en que se considere por los responsables médicos que la paciente no reúne los requisitos clínicamente necesarios para ser receptora.

• Los diferentes destinos posibles que podrán darse a los ovocitos criopreservados, son:

a) Su utilización por la propia mujer

b) La donación con fines reproductivos (siempre que cumpla las condiciones legales vigentes)

c) La donación con fines de investigación.

d) El cese de su conservación sin otra utilización.

La utilización de los ovocitos criopreservado para cualquiera de los fines citados, requerirá del consentimiento informado correspondiente debidamente acreditado. El consentimiento para dar los gametos criopreservados a cualquiera de los destinos citados podrá ser modificado.

Esperamos que hayamos respondido a todas las dudas acerca de las posibilidades de la criopreservación de gametos para preservar la fertilidad. Otro avance científico que permite a las personas elegir cuándo querrán tener descendencia sin tener que luchar contra el famoso reloj biológico.